Despachos de abogados y asociaciones de usuarios financieros insisten en que las reclamaciones por tarjetas revolving siguen siendo viables, con la posibilidad de alegar tanto posible usura como falta de transparencia en la comercialización de estos productos.