El presidente de Asaja, Pedro Barato, ha advertido de que no habrá desabastecimiento de alimentos, pero sí un «encarecimiento muy grande» de muchos productos por los altos precios de la energía, de las materias primas, así como el impacto que tiene la sequía en el sector agrario.