La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha pedido no «criminalizar» a las entidades financieras, después de que Unidas Podemos haya propuesto imponer penas de hasta 10 años de cárcel a las empresas que repercutan el nuevo impuesto extraordinario a los ciudadanos.