El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha sostenido este martes que «no es fácil» establecer impuestos a la banca que no afecten al volumen de crédito, los tipos de interés y a la estabilidad financiera.