Acerinox ha asegurado que las negociaciones con Aperam para una fusión «se han acabado» y ha considerado que una posible OPA hostil «no es pensable» en un sector como el siderúrgico, muy vigilado por los riesgos de competencia en cualquier operación de concentración.