El Congreso de los Diputados ha aprobado este jueves la Ley General de Telecomunicaciones que, gracias a una enmienda aprobada en el Senado, adelantará a junio 2023 la obligación de que estén disponibles conexiones de 100 megabits por segundo (Mbps) en sentido descendente en todo el territorio para la prestación del servicio universal.