Los líderes del G7, reunidos en Alemania, han acordado la implementación de medidas inmediatas para asegurar el suministro de energía y reducir la volatilidad de costes, incluso mediante el estudio de la fijación de límites a los precios, para reducir en lo posible esta fuente de ingresos de Rusia para financiar la invasión de Ucrania.