Los miembros del G7 explorarán las maneras de reducir la factura energética, sin descartar la posible fijación de topes en el precio del petróleo y el gas, en un intento de recortar los ingresos de Rusia por vía de la exportación de hidrocarburos y minimizar el impacto negativo de la inflación.