El Gobierno ha autorizado ayudas con cargo al Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas, gestionado por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), para un total de seis empresas, entre las que se encuentra la siderúrgica catalana Celsa, pero no así la andaluza Abengoa.