El Gobierno ha aprobado una nueva ley para el sector del transporte en la que transpone los principios inspiradores de la llamada Ley de la Cadena Alimentaria a las relaciones que existen entre los transportistas y sus clientes, con el objetivo de evitar que los primeros trabajen a pérdidas.