El Gobierno presentará en «las próximas semanas» una proposición de Ley para diseñar un nuevo tributo que gravará «los beneficios extraordinarios de las empresas energéticas», con el objetivo de que entre en vigor el 1 de enero de 2023, según anunció el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.