El Gobierno de España ha defendido su «responsabilidad» para proteger el empleo en zonas del medio rural, donde se encuentran inmersas las fábricas de Grupo Siro de Toro, Venta de Baños y Aguilar de Campoo.