El Gobierno de Noruega ha decidido intervenir en el conflicto laboral en el sector del petróleo y el gas con una propuesta de arbitraje obligatoria para poner fin a la huelga convocada, que amenazaba con el cierre de varios yacimientos de la petrolera estatal Equinor y con reducir hasta en un 56% el suministro de gas hacia Europa.