El Ibex 35 ha cerrado con una caída del 0,43%, lo que le ha permitido mantener la cota de los 8.000 puntos, que ha llegado a perder en los primeros compases de la sesión de este lunes, marcada por el temor a un corte de suministro de gas ruso y por posibles nuevos confinamientos en China.