El Ibex 35 ha retrocedido este viernes un 3,68%, ahondando así la caída semanal al 3,8%, lo que supone su mayor descenso desde principios de marzo, tras la reunión el jueves del Banco Central Europeo (BCE), donde se confirmó el inicio de un progreso endurecimiento monetario a partir de julio.