La tasa de paro de la eurozona se situó el pasado mes de mayo en el 6,6%, lo que supone una décima menos que en el mes anterior y representa el menor nivel de desempleo entre los Diecinueve de toda la serie histórica, que se remonta a abril de 1998, según los datos de Eurostat, que atribuyen a España una tasa de paro del 13,1%, la más elevada entre todos los países cuyos datos estaban disponibles.