La tasa de paro de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) se mantuvo estable en mayo en el 5%, el nivel más bajo desde el comienzo de la serie histórica en 2001, con España a la cabeza del desempleo entre las economías más desarrolladas, con un 13,1%.