El precio medio de los carburantes ha caído por quinta semana consecutiva y, tanto para la gasolina como el gasóleo, ha vuelto a situarse por debajo de la cota de los dos euros el litro por primera vez desde principios de junio.