El mecanismo ibérico para limitar el precio del gas para generar electricidad que se aplica en España y Portugal desde el pasado 15 de junio ha bajado el precio de la luz para los clientes de tarifa regulada vinculados al mercado mayorista un 16,2% frente a los registros que se hubiesen obtenido en ausencia del ‘tope al gas’, según los cálculos realizados por Europa Press.