España se encuentra entre los países de la zona euro que menos notarán el envejecimiento en el porcentaje de gasto público respecto al producto interior bruto (PIB), según se desprende de un ‘paper’ elaborado por el Banco Central Europeo (BCE) en el que analiza el impacto macroeconómico y fiscal del envejecimiento de la población en los Diecinueve.