Estados Unidos se ha mostrado partidario de la idea introducida por la Unión Europea de fijar un precio máximo para la venta de petróleo ruso y que sea implementado para el próximo mes de diciembre, permitiendo rebajar los costes de las energía a la vez que reduce la principal fuente de ingresos del Kremlin para financiar su maquinaria de guerra.