El corte total del suministro a través del Nord Stream 1 provocaría que las cotas de almacenamiento gasístico europeo queden ya por debajo del 65%