La Fiscalía Anticorrupción ha solicitado abrir juicio oral contra Iberdrola Generación y cuatro directivos a los que señala como responsables de un delito relativo al mercado y contra los consumidores por llevar a cabo un «artificio» en 2013 que sirvió para aumentar el precio de la energía provocando un perjuicio de más de 107 millones de euros. Por ello, pide hasta dos años de cárcel para los cuatro directivos y una multa de más de 84 millones de euros para la compañía.