El crecimiento de la actividad de las empresas en Alemania y Francia se ha frenado sustancialmente en el mes de junio, hasta registrar mínimos de los últimos seis y cinco meses, respectivamente, según el índice compuesto de gestores de compra (PMI), que refleja el crecimiento impacto de la inflación sobre la demanda y la pérdida de casi todo el impulso recibido por el levantamiento de las restricciones contra la Covid-19.