Grifols prevé reducir sus inversiones en capex durante los próximos dos años, no realizar «operaciones corporativas significativas» y ahorrar en costes estructurales con el objetivo de reducir su ratio de deuda financiera neta sobre Ebitda hasta por debajo de 4 veces en 2023 y de 3,5 veces en 2024.