Ibercaja obtuvo un beneficio neto atribuido de 115 millones de euros, superando un 22,2% el obtenido en el mismo periodo del año anterior, después de una contribución fiscal de 30 millones a través del Impuesto de Sociedades.