La demanda de compra de vivienda de segunda residencia continúa la tendencia alcista iniciada en 2021 y se ha incrementado en dos puntos porcentuales en 2022, situándose ya en los niveles máximos alcanzados desde 2017, según Fotocasa.