La extensión de la huelga que afecta a la petrolera estatal noruega Equinor, la antigua Statoil, que ha provocado el cierre este martes de tres yacimientos en el Mar del Norte y que está previsto que se amplíe a otras explotaciones en próximos días, amenaza con reducir el suministro diario de gas de Noruega en un 13%, según las estimaciones de la Asociación Noruega de Petróleo y Gas (Norog).