El índice de precios al consumo (IPC) de Estados Unidos recuperó de nuevo en mayo el ritmo alcista que se había frenado en el mes de abril al situarse en una tasa interanual del 8,6%, lo que supone el mayor incremento de los precios en el país desde diciembre de 1981, según la Oficina de Estadísticas Laborales del Departamento de Trabajo estadounidense.