La limitación del 2% en la subida del alquiler, prorrogada por el Gobierno hasta diciembre como parte del plan para hacer frente a la crisis económica derivada de la guerra, supondrá un coste de 1.160 millones de euros, a los que se suman los 560 millones de euros que ha podido alcanzar el impacto de esta medida en los tres primeros meses de aplicación, según un estudio publicado por Idealista.