Los acreedores Jumbor y Convertible de Celsa han realizado una nueva propuesta a la empresa que contempla una quita de la deuda de 630 millones de euros y en la que el actual accionista de la empresa –la familia Rubiralta– «no aporta nada».