Los consumidores españoles podrían asumir alrededor de 600 millones de euros más que los portugueses de coste por la aplicación de la ‘excedencia ibérica’, mecanismo para limitar el precio del gas para la generación eléctrica a una media de 48,8 euros por megavatio/hora (MWh) durante un periodo de 12 meses, según estimaciones del sector facilitadas a Europa Press.