Los inversores no residentes y las familias controlaban conjuntamente a cierre del año pasado dos tercios de las acciones españolas, según datos publicados por Bolsas y Mercados Españoles (BME) este jueves.