Los precios de los productos más demandados en la campaña de las rebajas de verano están un 58% más caros que los de hace dos años en un contexto marcado por la inflación y en el que muchas cadenas ya se han adelantado y se han lanzado de lleno a la guerra de precios, según el último estudio elaborado por el comparador de precios idealo.