Los proveedores de hielo han advertido del desabastecimiento causado por los altos costes de fabricación y el encarecimiento de la electricidad que han hecho que se deje de producir de forma regular, a lo que se suma la alta demanda por el aumento de las temperaturas.