Invita a una «conducción prudente» que permita ahorrar combustible sin necesidad de que haya una limitación expresa de la velocidad