Aclara que los 27 grados se aplicarán «con flexibilidad» y que una discoteca necesita una temperatura distinta a una librería