El Kremlin ha destacado este lunes que Rusia «no está interesado» en cortar el suministro de gas a Europa y ha afirmado que el país es «un suministrador responsable», en medio de las críticas contra Moscú en el marco de la guerra en Ucrania.