El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha cargado contra los dirigentes de entidades financieras y empresas energéticas por sus críticas a los nuevos impuestos planteados por el Gobierno para hacer frente a las consecuencias del impacto de la guerra en Ucrania y la escalada inflacionista.