Señala la inflación como el «principal reto» del país pero asegura que pondrá «la economía y el Estado al servicio de la mayoría social»