El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha minimizado la caída en Bolsa de las grandes empresas energéticas y las entidades financieras tras anunciar dos nuevos impuestos temporales para gravar sus mayores beneficios, atendiendo a una evolución en su capitalización «a lo largo del último año, sobre todo en los últimos meses, realmente extraordinaria».