Siemens Gamesa ha defendido el impulso del hidrógeno verde como «clave» para lograr la seguridad energética en Europa en la actual coyuntura provocada por la guerra en Ucrania y ha pedido a los gobiernos que inviertan en la producción local de esta tecnología «para aportar seguridad energética y estabilidad de precios a los consumidores».