La icónica escultura azul del euro, que desde 2001 ha simbolizado en Fráncfort, sede del Banco Central Europeo (BCE), «una Europa unida y una moneda común», será subastada a mediados del próximo mes de octubre, después de que sus propietarios, la organización sin ánimo de lucro Frankfurter Kultur Komitee, no puedan hacer frente al fuerte aumento de los costes de mantenimiento del monumento.