La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha asegurado que las compañías eléctricas propondrían «precios mucho más altos» si el Gobierno no hubiera aprobado el tope de precio al gas para reducir el precio de la factura de la luz.