Los 34 mayores bancos que operan en Estados Unidos han superado holgadamente las pruebas de esfuerzo anuales a las que han sido sometidos por la Reserva Federal (Fed), demostrando así que podrían hacer frente a una recesión severa, según ha informado el banco central estadounidense.