El Banco de Japón (BoJ) ha decidido mantener sin cambios su política monetaria acomodaticia, a pesar del giro hacia un mayor endurecimiento del resto de los principales bancos centrales en respuesta a la elevada inflación, aunque la institución nipona ha advertido de que prestará una especial atención al mercado de divisas y su impacto en la economía, después de que el yen haya caído a mínimos de 24 años frente al dólar.

Generated by Feedzy