El Banco de Japón (BoJ), el único de los grandes bancos centrales que no había variado aún la posición de su política monetaria, ha sorprendido a los mercados al ampliar el rango de fluctuación aceptado para la cotización del bono japonés a diez años en su estrategia de control de la curva de rendimientos, lo que ha desatado la volatilidad en las bolsas y los mercados de deuda y divisas.

Generated by Feedzy